rastro digital

El Rastro Digital, esencial para encontrar trabajo

Cómo es el profesional del siglo XXI? Además de estar capacitado para sus requerimientos profesionales, tiene que asumir nuevas habilidades y también nuevas responsabilidades. Una de estas es ser activo en redes sociales, o lo que es lo mismo, dejar rastro digital.  No hace mucho un reclutador me preguntó si yo era activo en redes sociales. Una de las tareas de los reclutadores de talento hoy consiste en revisar en Internet la capacidad de influencia del candidato en su contexto y la percepción de marca personal (personal branding), que genera, ya que una vez incorporado a la compañía, ésta permanecerá ligada a la de la empresa.

La responsabilidad del profesional hoy implica la gestión de su marca personal, en ocasiones encontramos perfiles que no la trabajan, una decisión muy respetable. En estos casos, la percepción de su marca está ligada a la información que fluye, es decir, a lo que terceros dicen de ellos. Sin embargo, cada vez encontramos más directivos que tienen una estrategia de comunicación alineada con sus objetivos de carrera y que les ayuda a gestionar con eficacia su networking.

Instagram

Recientemente alguien me comentó que no sólo Facebook y Linkedin son importantes. últimamente los reclutadores están analizando Instagram, ya que es la más sincera de todas as comunidades sociales.

Las redes sociales pueden reflejar la personalidad del candidato y ciertos valores que hablen muy positivamente de él. Pueden mostrar a una persona familiar, interesada por la cultura, aventurera, deportista, sana y otras características que se valoran de manera muy favorable.

Ojo los jóvenes!

Por el contrario, la información que circula libremente sobre el candidato por internet puede jugar en su contra. No sería una buena huella aquella con tintas hedonistas. La sobreexposición no es muy valorada, ni tampoco quienes aprovechan Twitter para verter sus opiniones personales. Ni que decir de las valoraciones políticas o respuestas agresivas a haters o trolls.

Las fotos comprometedoras de jóvenes (y no tan jóvenes) en actitudes bochornosas han hecho perder a más de uno el puesto al que aplicaban. Revisad vuestros historiales y borrad todo lo que os pueda suponer un impedimento para ser contratados.

Cuando el Rastro Digital es polémico

Los altos ejecutivos que pueden permitirse tener un rastro digital polémico se cuentan con los dedos de una mano. Algunos, como el fundador de Tesla Motors y SpaceX, Elon Musk, han creado parte de su mala reputación y carisma a golpe de tuit. La última en el historial del polémico inversor fue llamar pedófilo a uno de los buzos que rescató a los niños de la cueva de Tailandia por rechazar el uso del submarino que construyó.

Pero más allá de estos acontecimientos y estos personajes, la actividad digital de los directivos está de sobra vigilada, y en ocasiones, puede acabar por costarles el puesto.

El informe de Rastro Digital

El informe de rastro digital confirma que el candidato no tiene nada negativo en internet, tanto en medios como en plataformas y redes sociales. Para ello se hace un rastreo potente y exhaustivo del perfil, porque en el informe no solo se incluye lo que la persona en cuestión publica de sí misma. También se analiza y certifica lo que otros usuarios y empresas han dejado en la red.
La preocupación de las organizaciones por el rastro digital se ha acrecentado con el paso de los años. Primero, porque las compañías, sobre todo tras la crisis, no pueden permitirse nombramientos injustificados, y una incorporación de peso tiene que estar totalmente validada y certificada. Segundo, porque la información cada vez es más accesible, y este tipo de perfiles, que normalmente representan a grandes compañías, van a ser revisados por cualquier persona tras el nombramiento, sea por los mismos empleados de la empresa o por sus consumidores.