Marca España

Dios es demócrata; distribuyó la capacidad intelectual a partes iguales en el mundo entero.

Pero sin duda alguna, espera que organicemos de manera eficaz los recursos que nos ha dado el Cielo. La Educación es la más creadora de todas las artes. La educación superior culmina en el management, la formación de especialistas en gestión. Es el arte de las artes; puesto que es el arte de organizar talento.

Cuál es el papel esencial del Management? Yo diría que enfrentarse de manera inteligente con el cambio. Es el medio por el cual los cambios sociales, económicos, tecnológicos y políticos, todos los cambios humanos, pueden ser racionalmente organizados y extendidos al conjunto del cuerpo social.

Algunos analistas se sienten especialmente incómodos por los avances del management y la democratización de las Escuelas de Negocios. Hay miedo a que nuestras sociedades democráticas se vuelvan manipuladas por las élites. La verdad es todo lo contrario. La verdadera amenaza para una sociedad democrática es la débil sociedad civil. En el mundo de las organizaciones la debilidad reside en la debilidad de su dirección. Una sociedad moderna sólo puede sobrevivir y desarrollarse si el management no interrumpe su proceso.

La jerarquía no debe confundirse con el pérdida de libertad. Se trata de crear un sistema en el que fuerzas distintas moldeen la realidad. Estas fuerzas pueden ser la emoción, el odio, el amor, la codicia, la ira, la ignorancia, la inercia, … cualquier cosa menos la razón. Sea cual fuere, si la fuerza que regula la actividad humana no es la fuerza de la razón, el hombre permanece aplastado por sus pasiones.

En materia de gestión, las decisiones vitales deben proceder del hombre/mujer que está al frente de todo. Por ello ha sido elegido «Director/a». Pero la manera racional de tomar decisiones depende directamente de la labor de clarificación que se haya efectuado para presentarle las diferentes opciones entre las que tiene que elegir.

Management, managers

Si el management es bueno, el procedimiento podrá ejercitarse con la mayor eficacia posible: nos referimos a su razón, su capacidad de creación, sus iniciativas y sus responsabilidades. El problema es acceder a una educación superior en un país con una tasa de abandono escolar (hasta los 16 años), que alcanza casi el 18%. Esto es demoledor.

La aventura humana de nuestra época consiste en crear organizaciones necesarias para la formulación precisa de las diferentes opciones previas a la decisión. Todas las realidades pueden dar lugar al ejercicio de la razón. Renunciar a calcular, a medir, es renunciar al ejercicio completo de la razón.

Los ataques contra las elaboraciones del hombre son ataques contra la razón. El ordenador e internet son productos de la razón. El management creador de los fenómenos modernos, infinitamente complejos, es , desde ahora, imposible sin el equipo técnico adecuado y sin las calificaciones humanas aportadas por el progreso.

El gap tecnológico entre USA y Europa es inmenso. Este gap de dirección sólo puede ser atacado desde su raíz: la Educación.

España

En el terreno de la Educación España es débil, sumamente débil. Esta debilidad lleva camino de amputar su desarrollo. España es débil en su formación primaria, en su Educación técnica y en los porcentajes de Educación universitaria… por no hablar en términos I+D+i.

La tasa de abandono escolar se situó en 2018 en el 17,9%, eso si,  la cifra más baja contabilizada en España, según una nota emitida por el Ministerio de Educación con los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA). Esa tasa mide a los jóvenes que abandonaron los estudios entre los 18 y los 24 años que solo obtuvieron el título de la ESO. Son ya adultos que no han cursado bachillerato, ni Formación Profesional ni estudios universitarios.

Uno de cada cinco españoles de esas edades solo tiene estudios obligatorios para afrontar la vida y enfrentarse a un mercado laboral que se ha complicado de forma extenuante durante la crisis. La media europea es del 11%, casi la mitad. Y todos los demás países están por delante, incluido Malta (19,8%), Italia (14,7%) o Portugal (13,7%), los tres siguientes por la cola.

En el campo de la investigación, el Índice Mundial de Innovación clasifica los resultados de la innovación de países y economías de distintas regiones del mundo, sobre la base de unos 80 indicadores. El Índice es una publicación conjunta de la OMPI, la Universidad Cornell y el INSEAD.

En el reciente Indice mundial de Innovación España ocupa un discreto puesto 28º, muy por detrás de UK (4º), Francia (16º)  o Alemania (9º).

Mejoramos poco a poco, si, pero queda mucho por hacer. Es la Educación estúpidos!