vida creativa

La idea de que la creatividad tiene que ver con la edad está muy extendida y es una tontería. La creatividad es imaginación y todo el mundo tiene imaginación. A cualquier edad.

Cada edad sugiere nuevos desafíos vitales y por tanto la imaginación, esa poderosa ventana para escaparse, buscará nuevos territorios donde expandirse, anticipando la siguiente etapa, queriendo ser lo que seremos en unos años. .

En el gráfico que encabeza el artículo podrás entender las distintas etapas creativas de la vida.

Otra tontería muy extendida es que la creatividad tiene que ver con la Bellas Artes. No es verdad. Se puede ser creativo en la cocina, en la forma de diseñar un plan comercial o la hora de plantear una venta ante el cliente.

En que consiste ser creativo a cada edad?

6 años

Durante la infancia el niño recién nacido reacciona a estímulos reflejos: el hambre, el sueño, el dolor o las molestias y el placer. Duerme gran parte del día.

En los primeros tres años apenas tiene consciencia del mundo que le rodea. Cuando alguien sale de la habitación el bebé llora desesperadamente porque no sabe que va a volver. En esa edad se empieza a desarrollar la fantasía a través del juego.

Un poco más tarde empieza a copiar y aprende por imitación.

15 años

Se trata de una etapa muy importante, desde que termina la infancia (6 años) hasta la adolescencia. Durante esta etapa la fantasía se dispara. Es la época de ver películas, cómics, los primeros libros, … se empieza a incubar la vocación profesional y la imaginación vuela, a veces más lejos que la propia realidad. Lees, pintas, escribes, bailas….

Ya se tienen arraigados conceptos claros: lo justo y lo injusto, la bondad y la maldad el odio y el amor, la ambición, el egoísmo, …

25 años

Se terminan los estudios y comienza la lucha por la vida. Algunos amigos comienzan a trabajar y uno es consciente del coste de la vida, de una vivienda, un alquiler, el precio de un coche...la imaginación trabaja mirando hacia arriba, aspiracionalmente, deseando llegar a ser lo que uno es capaz de ser.

Se empieza a tener conciencia política, más o menos informada o influenciada por el entorno y se alcanza la mayoría de edad y por tanto el derecho a voto.

Comienza la vida laboral.

40 años

Se trabaja y se ahorra (o se intenta), de cara a la compra de bienes.

Llega la independencia económica. Búsqueda de pareja, Creación (o no ) de una familia. Subidas de sueldo, primeros conflictos profesionales y cambio de puestos de trabajo.
Obtención de los primeros éxitos profesionales, siquiera modestos, que le refuerzan a uno en su seguridad. La imaginación tiende a construir en términos mercantiles. Es la edad de la búsqueda de nuevos empleos, nuevas oportunidades.

La manera más rápida de aumentar los ingresos es cambiar de trabajo.

Durante este periodo de la vida la imaginación es ambiciosa : buscamos mejorar nuestras habilidades profesionales. Aplicamos nuestra creatividad en las metodologías de trabajo, abiertos a nuevas tecnologías, a escuchar oportunidades de negocio,… se husmean las tendencias creativas, los blogs, los especialistas,…

50 años

Se repiten las experiencias de éxito y las metodologías que nos han dado resultado. El sueldo fijo-variable es un importante acicate para aguantar situaciones de stress.

Cuando cumples cincuenta años se produce un alto en tu vida, un alto conceptual, porque a esa edad no paras: hijos en edad escolar, hipoteca, padres ya mayores, problemas de pareja,…. miras hacia atrás y ves lo que has hecho y miras hacia adelante y ves cuánto tiempo te queda.

A estas edades uno ya no busca trabajo, busca clientes. Desapareces del espectro de los contratantes de Recursos Humanos.

La imaginación empieza a acercarnos el final de nuestra carrera profesional pero el día a día y sobre todo los hijos te hacen sentir que todavía falta mucho. Quedan muchos años y hay que reinventarse. Uno empieza  aprender de la gente más joven y observa que tienen capacidades mucho más desarrolladas que uno.

La edad te anima a retomar actividades que abandonaste en el pasado. Es hora de volver a los estudios o deportes que te hubiera gustado hacer de joven. Es una edad de creatividad muy interesante pues aplicas tu experiencia de la vida a tareas del hoy. 

65 años

Es la edad de jubilación. «Jubilación viene de júbilo».

Comienza el declive físico y mental, leve pero constante. Se trata de encontrar actividades que se adecúen a lo que uno ha hecho toda su vida. O no. Se produce una segunda juventud, si la salud te respeta. Piensas en la vida de una manera poética, tranquila y creativa. Empiezas a releer libros (síntoma de persona mayor), a recordar más que a pensar en el futuro, piensas eso si, en el futuro de tus hijos, pero ya has superado el desgaste de los hijos pequeños.

La vida asoma su cara amable, soñadora, dulce … si te respeta la salud.

70 años

Ya has luchado lo que te correspondía y no vas a poder hacer más. Abandonas poco a poco tus actividades. Quieres una vida tranquila, sin sobresaltos. Te vas desatando de los conflictos mundanos, profesionales, políticos… porque todo te importa una higa . Pero es necesario mantener la curiosidad porque eso te mantendrá conectado a algunos aspectos positivos y alegres de la vida: la familia, la creatividad, el arte, la lectura, la música,…

 

Por tanto todas las edades tienen su interés y se puede soñar a cualquier edad. Mantengamos la curiosidad toda la vida, motor de la creación.