saint-laurent-new-logo-vs-yves-saint-laurent-logo

Branding blandito

Para empezar, el concepto de blanding proviene del término inglés “bland” que significa anodino, insustancial, carente de personalidad propia. Como ves, ya desde su denominación conlleva una interpretación peyorativa que tiende a enfatizar lo negativo.

De hecho, el término lo acuñan Thierry Brunfaut y Tom Greenwood en un artículo publicado en Fast Company. Bajo el título The hottest branding trend of the year is also the worst, estos dos periodistas crearon este neologismo para definir la generación de marca al ritmo de las tendencias del momento.

El propio Brunfaut siguió explicando qué es el blanding en un post titulado Blanding, or the Branding Paradox. En sus propias palabras, “The point is differentiation; by definition, that’s what branding is. Which is precisely why I’m so baffled by the current epidemic of what I call blanding—branding designed not to stand out at all, but to blend in. With results that are, in a word, bland“.

Es decir, “El punto es la diferenciación; por definición, eso es el branding. Precisamente por eso estoy tan desconcertado por la epidemia actual de lo que yo llamo blanding: una marca diseñada no para destacar sino para mezclarse. Con resultados que son, en una palabra, blandos“.

Marcas consolidadas están renunciando a elementos genuinos en su identidad para integrarse en un conjunto. Una nueva tendencia hacia la simplicidad y neutralidad que da como resultado marcas con identidades muy parecidas entre sí. A este fenómeno le llamamos blanding.

Tras una época de auge, algunas marcas ven como la indiferenciación y la falta de distintividad del blanding afecta a la memorabilidad de su marca. En 2020 veremos más voluntad de volver a los orígenes y de recuperar aquellos elementos que conforman la propia esencia.

saint-laurent-new-logo-vs-yves-saint-laurent-logo
saint-laurent-new-logo-vs-yves-saint-laurent-logo and other new fashion brands

Zara pone en valor su marca y se aventura con un logotipo antiblanding.

En 2010 y hasta este último año, Zara ha sido una marca que ha potenciado la sencillez y el estilo minimalista. Eso conformaba su esencia.

A partir de la aparición del Blanding, Zara acusó una pérdida de diferenciación y esencia, ya que todas las otras marcas eran iguales y proyectaban el mismo estilo.

Este año Zara ha dado un paso más proponiendo un nuevo logotipo contratendencia, buscando alejarse de todas aquellas marcas de moda que siguen en la corriente Blanding.

 

Ventajas del blanding como estrategia de marca

Uno de los exponentes de las marcas donde más evidente se ha hecho la utilización del blanding ha sido en las identidades corporativas. Sí, los logotipos también sucumben a las tendencias. Aunque hoy en día su peso no es el que era. Se ha optado por la simplicidad, la pulcritud y el minimalismo.

No se trata solamente de una tendencia de diseño, como se podría suponer. Es algo más profundo. Este tipo de logos es una de las consecuencias directas de la práctica del blanding.

El mercado cada vez es más competitivo. Fruto de esta competición voraz también han surgido los “piratas“, copias descaradas e, incluso, falsificaciones. Como es realmente complicado luchar contra esta realidad algunas marcas comienzan a despreocuparse de protegerse a nivel gráfico para centrar su protección exclusivamente a nivel de nombre.

En este sentido, el blanding ha ayudado a que las marcas puedan protegerse de una manera más efectiva y práctica frente a copias y falsificaciones.

Aspectos negativos de la práctica del blanding

A las empresas se las reconoce gracias a su marca. Por eso cuentan con estrategias de branding. Se suele decir que una marca es una caja de cartón vacía que se va rellenando con principios y valores.

Todo el mundo asocia el concepto de felicidad a la marca Coca Cola. Esta relación inmediata se ha logrado en base a trabajar muy duro y durante mucho tiempo este valor-sentimiento a través de su branding: en toda su comunicación, en sus campañas publicitarias, en todas y cada una de sus acciones.

Algo tan arraigado en el colectivo y que perdure en el tiempo no se consigue de la noche a la mañana. De hecho, el branding es una disciplina que consigue resultados a medio y largo plazo. El blanding, por contra, se centra en el corto plazo, en las tendencias del momento

Conclusion

El propio nacimiento del término es despectivo. Sin embargo, es una tendencia cada vez más extendida por lo que debe tener aspectos positivos. Algunas de las marcas que lo utilizan son las tractoras del nuevo entorno digital. Y estas empresas no hacen las cosas porque sí.

Por ejemplo, el blanding como estrategia de marca fue adoptado en un primer momento por las grandes tecnológicas de internet, entre ellas Google, Paypal, Microsoft,… Todas se dirigen a una audiencia prácticamente similar.

Por eso no es de extrañar que apostaran por estrategias de marca muy similares.

O tempora o mores

Fuente: https://www.antevenio.com/blog/2019/08/que-es-el-blanding/